El teatro de la vida

Santiago Galicia Rojon Serrallonga

SANTIAGO GALICIA ROJON SERRALLONGA

Derechos reservados conforme a la ley/ Copyright

Veo a la gente, en masculino y en femenino, en mayúsculas y en minúsculas, en el teatro de la vida. Unos permanecen en el vestíbulo, en las salas de espera, y otros, en tanto, en los camerinos. La mayoría son espectadores que revisan sus boletos numerados o sin folio para las butacas, los palcos y las gradas, donde planean quedarse, si es posible, la mayor parte de sus existencias, siempre que se sientan estables y seguros. Quizá, los que permanezcan en las gradas, desearán ocupar butacas más cómodas. Los que se encuentran en las butacas, anhelarán, tal vez, escalar a los palcos. Y los dueños de los palcos ambicionarán, probablemente, apropiarse del teatro. Los actores, en menor cantidad, pisarán el escenario, unos con papeles excelentes, otros con participaciones mediocres o secundarias y algunos más con pésimos resultados. Habrá unos…

View original post 279 more words

One thought on “El teatro de la vida”

Comments are closed.