El rompecabezas

¡Bueno!

Santiago Galicia Rojon Serrallonga

SANTIAGO GALICIA ROJON SERRALLONGA

Derechos reservados conforme a la ley/ Copyright

Las piezas del rompecabezas cayeron al suelo. Estaban dispersas en el piso, cerca del librero y de otros muebles, aquí y allá, como reto para acudir a su rescate. La labor paciente de tantos días y semanas, se desbarató inesperadamente al efectuar un movimiento involuntario. Reuní las piezas y las coloqué en su caja original. Era el tiempo de mi niñez en que mis tías, Noemí Bolio y Rosi Martorell, me regalaban estampillas, libros y rompecabezas. Una vez que reuní las piezas y las deposité en la caja, entendí que mi trabajo estaba roto y que tendría que iniciar de nuevo. Y así fue. Alguna vez, años después, cuando el rompecabezas casi estaba terminado, volví a tirarlo accidentalmente, y de nuevo comencé, días más tarde, a armarlo. En la hora presente, al contemplar aquel episodio de mi infancia azul…

View original post 125 more words

One thought on “El rompecabezas”

Comments are closed.